En estos días de desconcierto y desconocimiento provocado por la situación de alarma nacional sanitaria a causa del COVID-19 o famoso «coronavirus», a muchas personas les surge la duda de qué medidas preventivas establecer a la hora de utilizar un vehículo que ha sido utilizado por otra persona como es el caso de trabajadores, mensajeros, transportistas o simplemente particulares que no tienen más remedio que alternar la utilización del vehículo entre varias personas.
Sí, a eso me refiero, estos días nos montamos en el coche y el simple hecho de tener el volante delante nuestra nos incomoda. Pues bien, como ya nos han informado, las autoridades sanitarias han establecido ciertas metodologías para prevenir nuevos contagios y como no podía ser de otra forma también se deben aplicar en la utilización de los vehículos.

Equípate con guantes

Antes de entrar en el vehículo debemos estar bien equipados, para ello se recomienda la utilización de guantes, preferiblemente que no hayan sido utilizados previamente. Es cierto, que ya es conocida la dificultad de encontrarlos en establecimientos para su compra, por eso también es posible reutilizar guantes que hayan sido lavados adecuadamente de forma previa a nuestro uso. Uno de los métodos que se aconseja es limpiar los guantes con agua y lejía para la desinfección intrínseca de los mismos.

Alcohol o desinfectantes como aliados

Otro punto importante a la hora de introducirnos en el vehículo es la desinfección de aquellos puntos de contacto ordinario que existen en el mismo como es el caso de tiradores de puerta, botonera de ventanillas, agarres en laterales, palanca de cambios, volante, radio, etc… Para una limpieza eficaz, es preferible utilizar productos desinfectantes como el alcohol o sprays antisépticos, en caso de no disponer de estos componentes podremos acudir de nuevo a la utilización de agua y lejía en reducidas cantidades.

La ropa expuesta, a la lavadora

No todo el riesgo se produce durante la estancia en el vehículo, también es posible el contagio a posteriori pues el COVID-19 o «Coronavirus» puede permanecer en multitud de superficies durante varias horas, entre ellas la ropa que utilizamos. Para evitar estos casos, es vital que la ropa que se ha utilizado en el vehículo de riesgo se retire de forma cuidadosa (con las guantes utilizados durante la conducción) y se proceda a limpiarla. Una vez retirada la ropa, nos retiramos los guantes como nos indican las autoridades (dejamos el vídeo a continuación) y procedemos al útimo punto.

En estos días de desconcierto y desconocimiento provocado por la situación de alarma nacional sanitaria a causa del COVID-19 o famoso «coronavirus», a muchas personas les surge la duda de qué medidas preventivas establecer a la hora de utilizar un vehículo que ha sido utilizado por otra persona como es el caso de trabajadores, mensajeros, transportistas o simplemente particulares que no tienen más remedio que alternar la utilización del vehículo entre varias personas.
Sí, a eso me refiero, estos días nos montamos en el coche y el simple hecho de tener el volante delante nuestra nos incomoda. Pues bien, como ya nos han informado, las autoridades sanitarias han establecido ciertas metodologías para prevenir nuevos contagios y como no podía ser de otra forma también se deben aplicar en la utilización de los vehículos.

Equípate con guantes

Antes de entrar en el vehículo debemos estar bien equipados, para ello se recomienda la utilización de guantes, preferiblemente que no hayan sido utilizados previamente. Es cierto, que ya es conocida la dificultad de encontrarlos en establecimientos para su compra, por eso también es posible reutilizar guantes que hayan sido lavados adecuadamente de forma previa a nuestro uso. Uno de los métodos que se aconseja es limpiar los guantes con agua y lejía para la desinfección intrínseca de los mismos.

Alcohol o desinfectantes como aliados

Otro punto importante a la hora de introducirnos en el vehículo es la desinfección de aquellos puntos de contacto ordinario que existen en el mismo como es el caso de tiradores de puerta, botonera de ventanillas, agarres en laterales, palanca de cambios, volante, radio, etc… Para una limpieza eficaz, es preferible utilizar productos desinfectantes como el alcohol o sprays antisépticos, en caso de no disponer de estos componentes podremos acudir de nuevo a la utilización de agua y lejía en reducidas cantidades.

La ropa expuesta, a la lavadora

No todo el riesgo se produce durante la estancia en el vehículo, también es posible el contagio a posteriori pues el COVID-19 o «Coronavirus» puede permanecer en multitud de superficies durante varias horas, entre ellas la ropa que utilizamos. Para evitar estos casos, es vital que la ropa que se ha utilizado en el vehículo de riesgo se retire de forma cuidadosa (con las guantes utilizados durante la conducción) y se proceda a limpiarla. Una vez retirada la ropa, nos retiramos los guantes como nos indican las autoridades (dejamos el vídeo a continuación) y procedemos al útimo punto.